Pedro Sánchez vs Cataluña

Cataluña se le puede considerar el estado más independiente de entre las regiones autónomas de España. Y es por el hecho de que su identidad cultural y política va dirigida a fortalecer esa imagen en concreto.

Por años este estado catalán ha buscado la separación absoluta del gobierno español, y que en las últimas décadas se ha intensificado considerablemente. Debido al aumento de las presiones internas de sus ciudadanos que reclaman una completa consolidación de un estado autónomo e independiente de cualquier jurisdicción.

El independentismo se tranca

El gobierno de Pedro Sánchez no ha sido precisamente permisivo con la iniciativa de los grupos “separatistas” que desean de Cataluña un estado único y aparte de España. Sin embargo ha mantenido una postura conciliadora con estos grupos.

Además de apretar un poco las cosas, con la última demanda de “financiación por parte de las comunidades de Madrid y Cataluña” el ente ejecutivo presidido por Pedro Sánchez obtuvo un voto a favor de parte de la Abogacía de Estado.

Esta respuesta es más que contundente que aprieta la tuerca a los políticos catalanes y estrechan el margen de maniobra para unas paces diplomáticas reconciliadoras. Además de que quedan pocas puertas para que haya un diálogo fructífero en una España turbulenta en términos políticos.

Por lo tanto, los medios que podrían fácilmente ser esecerrajero que brinde la llave de la paz, el cual es precisamente los medios de comunicación, últimamente estos se han convertido en el enemigo número uno de un final satisfactorio para ambas partes.

La separación no es conveniente para el gobierno español

Es obvio que el gobierno de España no permitirá por ningún medio que Cataluña se independice (no es un secreto para nadie), y sin lugar a dudas los catalanes no declinarán el orgullo cultural de su región por méritos económicos. Por esta razón, una intransigencia bilateral como esta no desembocará en un acuerdo absoluto, al menos no a corto plazo.

Después de ser una de las regiones que más cambios culturales ha experimentado a lo largo de la historia, en donde una gran multitud de idiomas y dialectos (que algunos se mantienen) han sido adoptados por su población. Actualmente la población catalana habla español y catalán como lenguas oficiales del estado.

Cabe mencionar que la mayor parte de la población en Cataluña apoya de manera vehemente la independencia de la misma, algo que se vio en el referéndum de Cataluña o Proces Catalán pero que por razones políticas lógicas el gobierno español no aceptó y que gozó de muy poca o nula aprobación de gobiernos extranjeros.

Esto a su vez incrementó el fanatismo de los grupos radicales, que consideraron esta acción como “interventora” de parte de organismos como la UE (Unión Europea). Generando que algunos formen alianza con grupos nacionalistas de extrema derecha europea.

En conclusión, la búsqueda de la autodeterminación de Cataluña es un camino bastante empinado, si bien son una sociedad bastante rica en cultura y oportunidades económicas, pero el factor político siempre será una determinante en estos casos, por lo cual un consenso colectivo es casi imposible. La única solución viable es un diálogo sin trabas por parte de ambas partes que consoliden un beneficio mutuo y no unilateral como se ha venido planteando.